Este es el sexto de una serie de artículos escritos por algunos de mis blogueros favoritos. Para entender un poco más de qué se trata esto, pueden leer este post: http://bit.ly/dCMns5

Este post en particular fue escrito por el inteligente y creativo Paul Anater. Paul es un diseñador, bloguero (Kitchen and Residential Design), orador, hombre de medios sociales y escritor free-lance. Puedes encontrar a Paul en Twitter como @Paul_Anater.

La armonía es el acto de convertir múltiples y contradictorios aspectos de lo que significa ser humano, en algo parecido a la compatibilidad. Reunir aspectos que se complementan entre sí es fácil, pero el arte de la armonía está en reunir a los que parecen ser opuestos.

Cuando el tema de la armonía sale a colación, lo primero en lo que pienso es en la música clásica. Permítame mostrarles por qué.

A primera vista, esta imagen del mar golpeando,

y esta imagen de la Orquesta Filarmónica de Londres parecen no tener nada en común.

Pero en 1903, Claude Debussey escribió su famosa composición, La Mer y utilizó los instrumentos de una orquesta sinfónica para comunicar tanto la furia como la belleza del mar.

Eso es armonía.

.

Cuando William Butler Yeats se asomó a través del paisaje de la destrucción y la miseria dejada por la Primera Guerra Mundial, escribió un poema.

La Segunda Venida

.

Girando y girando en el creciente círculo

El halcón no puede oír al halconero;

Todo se deshace; el centro no puede sostenerse;

Mera anarquía es desatada sobre el mundo,

La oscurecida marea de sangre es desatada, y en todas partes

La ceremonia de la inocencia es ahogada;

Los mejores carecen de toda convicción, mientras los peores

Están llenos de apasionada intensidad.

 .

Seguramente alguna revelación está cerca;

Seguramente la Segunda Venida está cerca.

¡La Segunda Venida! Apenas pronunciadas esas palabras

Cuando una vasta imagen del Spiritus Mundi

Inquietó mi vista: en algún lugar en las arenas del desierto

Una forma con cuerpo de león y cabeza de hombre,

Una mirada vacía y despiadada como el sol,

Mueve sus pausados muslos, mientras por doquier

Circundan las sombras de las indignadas aves del desierto.

La oscuridad cae de nuevo; pero ahora sé

Que veinte siglos de un pétreo sueño

Fueron contrariados hasta la pesadilla por el mecer de una cuna,

¿Y qué tosca bestia, cuya hora llega al final,

Cabizbaja camina hacia Belén para nacer?

.

Eso es armonía.

.

Cuando Frank LLoyd Wright vio por primera vez esta caída de agua en 1935 y pensó en construir una casa en la parte superior de la misma,

terminó honrando a la cascada en uno de los hogares más armoniosos que se haya construido, la Casa de la Cascada.

Cada vez que alguien toma fuerzas en competencia y hace un cumplido de lo que podría haber sido un conflicto, él o ella están practicando la armonía.

Cuando alguien enciende una luz mediante el aprovechamiento del viento, eso es armonía.

Cuando alguien logra llegar a un arreglo con un adversario político, eso es armonía.

Cuando alguien toma harina y agua y hace pan, eso es armonía.

.

La armonía no es automática o innata. No, es una habilidad adquirida, algo que puede ser aprendido. Algunos de los mayores logros de la humanidad, desde la construcción de grandes edificios hasta la crianza de una familia, son resultado de la práctica de la armonía.

La armonía es difícil, requiere tiempo y esfuerzo. Imagina un mundo sin embargo, con más armonía y menos conflictos. Imagínalo y luego hazlo.

About these ads