Diseñar para las minorías puede ser una labor extremadamente retadora y a la vez muy inspiradora. Minusválidos, niños, ancianos, disléxicos, obesos, zurdos; personas diferentes con necesidades especiales a las que muchas veces no se les da la importancia necesaria.

Recientemente conseguí este video a través de uno de mis contactos en Google+

Lo que más me llamó la atención de este innovador diseño es que, aún cuando pareciera haber considerado a cada una de estas personas diferentes con necesidades particulares, lo expresa de una forma muy sutil.

La mayoría de las veces, los diseños para este tipo de personas tienden a ser orientados específicamente hacia ellos, por lo que suelen ser excluyentes. Son diseños que, si bien les hacen sentir a este tipo de personas que hay alguien pensando en ellos y sus necesidades, parece ser alguien que piensa que debe haber una diferenciación entre ellos y el resto de las personas. Este diseño en particular rompe completamente con esto. Es un diseño con la misión de unificar, de agrupar, difuminar.

Si bien una persona con necesidades particulares puede sentirse perfectamente cómoda en uno de estos pupitres, no va a sentirse diferente o excluida del resto. Lo que, ante mis ojos, hace a esta hermosa y práctica pieza de diseño, algo realmente especial, además de un tema a ser considerado por nosotros los arquitectos quienes solemos concentrarnos tanto en los espacios que a veces nos olvidamos de las personas…