Este es el décimo primero de una serie de artículos escritos por algunos de mis blogueros favoritos. Para entender un poco más de qué se trata esto, pueden leer este post: http://bit.ly/dCMns5

Este post en particular fue escrito por la inteligente La Femme Architecte. Ella es una arquitecto Neoyorquina.  Cuando no está practicando la arquitectura, está dando consejos e información a los futuros arquitectos en su blog. Puedes encontrarla en Twitter como @lafemmearchitct.

Como muchos de los blogueros invitados que han publicado antes que yo, me sentí muy halagada de que Ana me pidiera que contribuyera con un ensayo acerca de la armonía para su blog, el lugar de los sueños. Tengo una comprensión abstracta de la palabra. No es una palabra que he utilizado antes. No es un tema sobre el que pienso conscientemente.

Fue interesante para mí darme cuenta de que yo no era la única que tenía que pensar en la “armonía”. Y aunque los ensayos difieren en la forma en la que cada participante responde a la armonía, tienen un hilo en común. Cada escritor describe cómo los diversos elementos en su ejemplo juegan un papel importante para obtener un resultado positivo o un producto exitoso. Cuando se les preguntó acerca de la armonía, algunos respondieron con una referencia a la música y la forma en la que impactó sus vidas, mientras que otros ofrecieron una visión de su profesión, como el ensayo de Daniel Pacheco, quien escribió: buscando armonías ando yo.

Me gustó la forma en la que describe cómo dos áreas aparentemente diferentes de interés, la psicología y la publicidad, se podrían utilizar con eficacia para crear un producto o marca duradera.

La armonía entre estos elementos garantizará la salud y longevidad del producto y las marcas publicitadas, mientras que el desequilibrio nos remitiría a una marca “enferma”, una marca que no es estable y/o predecible, incapaz de comprender y contactar con sus consumidores.

Uno de mis favoritos de esta serie es una publicación de Sean Lintow Sr., quien escribió un excelente ensayo sobre la forma en la que la industria de la arquitectura y la construcción pueden trabajar en armonía. El Sr. Lintow ofrece 7 excelentes sugerencias (yo personalmente estoy de acuerdo con todas ellas), pero ¡la séptima es mi favorita!

Agradece a las personas – Sé que esto va a irritar los nervios de algunas personas, pero los tiempos están cambiando – a la gente le gusta saber que hicieron un buen trabajo, que se alegran de que realmente se hayan presentado, etc… Ahora bien, esto no significa cubrir el mal con azúcar o que usted no pueda exigir y tener un alto nivel, sólo asegúrese de que sepan que aprecian que lo hayan logrado.

Y luego hubo un par de ensayos que compartieron una reflexión más personal de cómo influía la música y la armonía en sus vidas. Debo admitir que yo disfruto de algunas de las canciones de los Beach Boys, pero no tengo tanto aprecio por sus canciones como David Mathias, quien escribió armonía y pet sounds. Era como si estuviera viendo a una película de su vida frente a mí mientras él recordaba los muchos momentos felices que ha vivido, desde bailar con su nueva esposa hasta el nacimiento de su primer hijo. Me pareció una muy tierna y conmovedora historia.

Yo sé que nunca voy a conocer a Brian Wilson, que él nunca sabrá lo que su música ha significado para mí. Nunca sabrá que Pet Sounds me ayudó a mantenerme cuerdo cuando yo estaba terminando mi tesis, o que incluso ahora los sonidos aparentemente simples en Endless Summer me hacen sentir joven de nuevo. Y realmente, no tiene por qué saber todo eso. Si tuviese la oportunidad de hablar con él, sólo hay una cosa que tendría que decir: Gracias por la armonía.

La palabra armonía, expresada como sustantivo, significa poco para mí. La primera definición de la armonía generalmente describe la combinación de notas y acordes unidos para crear música. Sin embargo, cuando la armonía se convierte en verbo, comienza a afectar a las personas y sus vidas. La palabra cobra vida para crearse a sí misma. La gente se mueve motivada a hacer el bien, no sólo para ellos sino para la sociedad. No se puede ser egoísta y encontrar armonía. Los ejemplos que he seleccionado ilustran cómo la armonía se puede lograr trabajando juntos y teniendo en cuenta a los que nos rodean.

Una última cosa que quisiera compartir es una de mis composiciones musicales favoritas de uno de mis compositores favoritos – “Rhapsody in Blue” de George Gershwin. Es el epítome de la ciudad de Nueva York en la forma en la que es descrita con instrumentos y notas musicales. Me encanta como Gershwin describe la ciudad: primero despierta en la grieta del amanecer y estalla en explosiones cortas de excitación, luego facilita la vuelta a un estado de calma antes de lanzarse hacia la prisa loca y el bullicio de la vida en Nueva York. A través de todo el caos que con seguridad experimentaremos en la ciudad de Nueva York, siempre encontraremos armonía al final – ¡Sé esto por ser neoyorquina!

A continuación se muestra una animación de Disney, que creo que hizo un trabajo fantástico al interpretar el número musical de Gershwin, “Rhapsody in Blue”. Les recomiendo que escuchen la canción antes de ver la animación. ¡Disfruten!